Cuando te sientas down cuenta una a una tus bendiciones.

El camino que llamamos vida no es lineal. No siempre nos sentimos del mismo modo, es por esto importante recordar que cuando llega una emoción, no llega para permanecer por siempre, pasará. Así mismo como la vida va fluyendo, fluyen también los estados de ánimo. Es necesario poder apartarse un poco del sentir y comprender que no somos específicamente lo que sentimos; es solo un sentir que también pasará. El valor de quienes somos no es reflejo de un sentir y las emociones no son buenas o malas, simplemente son.  

En cada estado alterado del ser hay mucho que aprender, por lo cual es importante detenernos a mirar su significado. Por ejemplo, si en algún momento específico surge alguna discusión que nos hace sentir incómodos, revisar porque nos sentimos de esta manera puede ser de gran ayuda. Desde la introspección se puede llegar a conclusiones que probablemente nos ayuden a comprender y por ende experimentar estas situaciones de manera distinta en un futuro. 

De igual forma, hay momentos en donde herramientas sencillas pueden ser de mucha utilidad. El ejercicio que he llamado ‘Count your Blessings’, por ejemplo, consiste en abrir un cuaderno (sin líneas) y escribir todas las cosas por las cuales nos sentimos agradecidos: familia, mascotas, nuestra casa, la cama donde dormimos, los libros que leemos, los amigos, la pareja, etc.

Enfocar la mente hacia lo positivo genera un cambio de estado en nuestra energía promoviendo una sensación de bienestar. Cuando estamos bajos de ánimo es cuando se activa la ansiedad, el estrés, el miedo, y es justo ahí cuando llegan los pensamientos negativos.

La vida te da más de aquello en lo que pones tu atención, es como un magnifying glass. Escribe todas tus bendiciones, afirmando al principio tu gratitud. Por ejemplo:

  1. Agradezco por mi familia que me ama y amo 
  2. Agradezco por mi perrito que amo 
  3. Agradezco por mis amigos que están siempre para mi 
  4. Agradezco por mi pareja que me comprende y me escucha 
  5. Agradezco por tener un cuarto, una cama en donde descansar 
  6. Agradezco por la comida que me nutre 
  7. Agradezco por el sol, por el mar
  8. Agradezco por poder caminar
  9. Agradezco por poder respirar
  10. Agradezco por mis hobbies que me llenan de alegría 

Este ejercicio puede parecer muy sencillo pero tiene mucho poder. 

Deja un comentario